EL MÉTODO DE LAS 5S

Dentro del proceso continuo de aprendizaje y optimización que forma parte de la razón de ser de KLOOS, queremos compartir el Método de las 5S. No lo hemos inventado nosotros. Surge en los años 1960 en Toyota y se engloba dentro del concepto de Lean Manufacturing.

Su objetivo principal es la optimización del estado del entorno de trabajo, mejora de las metodologías de gestión de proyectos de la empresa y potenciamiento de la capacidad de detectar problemas a través del incremento de la productividad y de la calidad del trabajo.

Este método es usualmente implantado en líneas de producción del sector industrial y nosotros hemos decidido llevarlo a la construcción, arquitectura y diseño. Disponer de un “puesto de trabajo” -en el más amplio sentido de la palabra- ordenado, limpio y bien organizado, es clave para que el personal esté motivado y trabaje en las mejores condiciones.

Es un método japonés y está compuesto por cinco fases en las que se llevan a cabo una serie de acciones:

SEIRI – Clasificación: en esta fase se identifican y clasifican los materiales imprescindibles para trabajar. El objetivo es identificar la función de cada recurso y la frecuencia con la que se utiliza, de esta forma se puede eliminar o regularizar todo lo que pueda retrasar el trabajo. No solo pienses en la grapadora, piensa en el escritorio del ordenador, o los documentos de la guantera de los vehículos de empresa.

SEITON – Organización: “un sitio para cada cosa y cada cosa en su sitio”. El principio básico es que cada recurso debe estar en la ubicación correcta. El objetivo es que el tiempo no se desperdicie buscando o preguntando por dónde está qué e incluso se optimicen los desplazamientos.

SEISO – Limpieza: el objetivo es suprimir la suciedad y mantener un espacio COVID FREE. Disponer de un nivel de limpieza óptimo es fundamental para mantener la salud y motivación de los trabajadores. Se deben eliminar las fuentes de suciedad o al menos crear un programa de limpieza que disminuya su ocurrencia.

SEIKETSU – Estandarización: es necesario señalizar las anomalías para que visualmente se identifiquen y prevenir así el desorden y suciedad. Esto se consigue a través de la estandarización de métodos de administración y trabajo.

SHITSUKE – Disciplina: es la última etapa y está dedicada al mantenimiento del sistema. Este debe ser interiorizada y convertirse en un hábito. Incluye evaluaciones sistemáticas para mantener los estándares de limpieza y organización. También se identifican las posibles mejoras.

Estamos convencidos de que es un éxito. Por eso, os invitamos a aprender e implementarlo no solo en el ámbito laboral, sino también en la vida cotidiana.




Leave a Reply

Your email address will not be published.


Comment


Name

Email

Url